fbpx
Mi hijo tiene miedo a los perros

Mi hijo tiene miedo a los perros, ¿Qué puedo hacer?

Contar con perros en casa tiene múltiples beneficios para nuestros hijos, tanto emocionales como psicológicos. Mejorar su autoestima, hacerles más felices, ayudarles a ser más responsables… son sólo algunos de los innumerables beneficios de la convivencia de nuestros hijos y perros juntos en casa.

Pero, ¿qué hacer cuando tu hijo les tiene miedo? Es importante diferenciar si la situación se trata de un miedo o de una fobia.

¿Qué diferencia el miedo a los perros de la fobia a los mismos?

El término cinofobia hace referencia al miedo anormal y desmedido por los perros. En la mayoría de los casos esta fobia viene precedida por una situación traumática generada por un perro, y estos episodios suelen producirse en la infancia. Se calcula que alrededor de un 8% de la población padece esta fobia.

Las fobias se manifiestan a través de reacciones desproporcionadas de los niños, con síntomas de ansiedad que deben ser tratados por un psicólogo infantil.

Por el contrario, si el niño solo siente miedo, se pondrá nervioso y se alterará cuando esté en presencia de un perro, pero volverá a la normalidad cuando el perro se aleje. Los consejos que desgranaremos a continuación serán aplicables a estas situaciones de miedo, ya que para las fobias recomendamos siempre que lo estudie un médico especializado.

¿Qué puede estar causando el miedo a los perros en mis hijos?

Las causas pueden ser muy variadas, pero aquí te dejamos las 3 más repetidas en todos estos casos :

  • Malas experiencias vividas por los niños: Suele pasar que a tu hijo, de la noche a la mañana, le den miedo los perros. El caso más grave para que esto ocurra es que tu hijo haya sido atacado por un perro, pero también puede darse tras asustarse por una reacción inesperada del perro o por ver alguna película donde una situación protagonizada por perros cree en él ese sentimiento de miedo.
  • Que las personas que lo rodean tengan miedo a los perros:. Esto se ha repetido muchas veces: si tienes miedo a tus perros, tu hijo también lo tendrá. Por suerte esta situación puede cambiarse con el paso del tiempo. Los niños tienden a imitar los comportamientos de los adultos, por lo que si observan que su persona a imitar tiene miedo a dichos animales, el niño imitará dicho comportamiento.
  • El miedo a lo desconocido: Si tu hijo lleva toda su vida criándose junto a un perro, le tendrá en cuenta como a uno más de su familia. Pero hay casos en los que decidimos que un perrito nos acompañe cuando nuestro hijo ya no es un bebé. En estos casos los pequeños se enfrentarán a un nuevo miembro del hogar que no conocen y no saben cómo actuarán o reaccionarán ante su presencia.

5 consejos para superar el miedo a los perros

Mi hijo tiene miedo a los perros.

Lo primero que hemos de destacar es que este proceso ha de ser gradual y que no se conseguirá por arte de magia en un par de días. Para vencer el miedo a los perros, podemos tener en cuenta los siguientes consejos para que lo supere.

  • No le obligues a acercarse si no quiere: No fuerces a tu hijo para que acaricie a un perro si se muestra reacio a ello. Lo que tampoco debes hacer es condicionar el resto de tus acciones a esto. Es decir, evita comportamientos como cambiarte de acera si ves a un perro paseando por la misma o no dejes de acariciar a un perro si vas con tu hijo. Poco a poco, se acostumbrará a este tipo de comportamientos y, un día, acabará acariciándolo a su vez.
  • No te burles de su miedo: Ridiculizar su miedo con frases como “es una tontería” solo pueden contribuir a empeorar el problema.
  • Explicarles el comportamiento de los perros: Los niños han de saber las posibles reacciones de un perro, para que así les entiendan y no se asusten ante reacciones como ladridos o gruñidos.
  • Enseñarles cómo acercarse a un perro: Las malas experiencias de niños con perros pueden venir por un acercamiento poco acertado por parte de un niño a un can. Por ejemplo, si agobiamos al perro tirándole de la cola o avalanzarnos hacia él de repente, es probable que el perro se asuste y reaccione de un modo negativo, creando una mala experiencia en los pequeños. Para evitar esto, hemos de educarles en cómo han de comportarse ante un perro la primera vez que lo vean. Es importante que el niño esté tranquilo y se acerque al perro por delante, mostrando despacio sus manos para que el perro las olisquee primero. Una vez el perro lo haya hecho, el niño podrá acariciarle el lomo o la cabeza de un modo suave.
  • Acercarse a los perros de un modo progresivo: Este consejo sería de los últimos en aplicar una vez el niño esté dando pasos en la superación de su miedo. Cuenta con amigos o familiares que tengan perros amigables para que de manera progresiva se vayan acercando a los mismos. Un buen plan puede ser acompañarles al parque, que los niños puedan irse acercando a jugar con ellos y premiarles con un delicioso snack, por ejemplo de los naturales de MAIKAI Pets.

Con paciencia y respeto, conseguiremos que nuestros hijos superen el miedo a los perros y todos podamos disfrutar de ellos en familia. ¿Te has encontrado alguna vez en esta situación? ¿Qué consejos te han funcionado mejor?